Diario de la peste (22). Método centinela.

Al oír que alguien se aproxima a la garita, el centinela pregunta por la contraseña, siguiendo el método aprendido en el cuartel.

—¿Quién vive?

El tímido intruso no contesta.

—¿Quién muere, insiste el centinela?

Y de nuevo, nadie responde.

El centinela, que es rapaz y conoce la o por lo orondo, ordena a su ejército imaginario multiplicar por ocho la vigilancia:

—Recuerden, camaradas, nadie puede pasar hasta que no responda nuestro santo y seña: “¡Que viva López-Gatell!”

Tras revisar el mohoso candado de la vieja verja, regresa a su guarida. Deja la gorra reglamentaria en la punta del fusil, recostado sobre el muro descarapelado, y trata de volver a dar una justa cabezada. Tiene un sueño confuso y rebosante, como la Viga en cuaresma.

Al otro lado de la frontera, el ejército enemigo fuerza la alambrada con unas pinzas y avanza en tropel. Ahora ya sabe que si lo descubren sólo tendrá que repetir en coro: “¡Que viva López-Gatell!”.

Un comentario en “Diario de la peste (22). Método centinela.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *